Una Lectora en Apuros

viernes, agosto 18, 2017

Un Espacio Entre Nosotros | Movies & TV






Título original: The Space Between Us
Fecha de estreno: Febrero 3, 2017 (USA)
Dirección: Peter Chelsom
Guión: Allan Loeb
Aventura, Ciencia Ficción, Romance






Gardner Elliot es el primer ser humano nacido en Marte, hijo de una astronauta que se embarcó en una misión espacial. El joven solo ha conocido a catorce personas en sus dieciséis años de vida, y ni siquiera sabe quién es su padre. Pero, ávido de respuestas, busca pistas sobre el origen de su progenitor. Así, inicia una peculiar amistad a distancia con Tulsa, una inteligente adolescente de Colorado que vive en la Tierra.

Por fin Gardner tiene la oportunidad de viajar al planeta azul para experimentar todas las maravillas sobre las que siempre ha leído, conocer a Tulsa y encontrar a su padre. Pero los científicos darán con un importante problema que podría impedirle cumplir su sueño… 

Bueno... Tiene buenos actores...
Quería ver esta película porque el trailer me llamaba (mala decisión el confiar en el trailer). Y es que me encanta la ciencia ficción. Pero no ha cumplido ninguna de mis expectativas.
A pesar de que tiene buenos actores, y ellos hicieron con su cometido, la historia es muy débil y no es interesante. Los primeros nueve minutos sí me gustaron, pero luego nace el bebé en Marte y lo arruinaron todo. Después de eso, el ritmo se vuelve muy flojo.
Tras querer por tanto tiempo encontrar ir a la Tierra, los científicos llevan a Gardner (Asa Butterfield) a la Tierra, pero lo meten en cuarentena. Él, creyendo que no lo sacarán de allí, decide huir y buscar a su amiga, Tulsa (Britt Robertson), a quién conoció por la web cuando aún estaba en Marte. Después de encontrarla, estos dos locos van a pasarse la película robando autos. Y no, no es spoiler.
Como dije, la trama no es muy fuerte. A veces me confundía, ¿es sobre encontrar a su padre o sobre la extraña relación que tiene Gardner con Tulsa? Obviamente pueden haber subtramas y todo pero, confunden a uno.

Y quiero presentar otra queja. Britt Robertson es muy vieja para Asa Butterfield. En la película, Tulsa es solo un año mayor que Gardner, pero, ¡vamos! Britt es siete años mayor que Asa. And I don't like it.
¿Qué hay de ustedes? ¿Ya vieron la peli? ¿Qué opinan de ella?

miércoles, agosto 16, 2017

La Séptima Luna Llena - Ari Lemarko



Título: La Séptima Luna Llena
Autora: Ari Lemarko
Autopublicado
Autoconclusiva


El primer día de clase siempre resulta aburrido (como todos los demás), ¿o no?
La llegada de JAREK y GIOVANNA revoluciona la monótona existencia de KATTALIN, que se dedica a vagar a través de los días tratando de pasar inadvertida ante los ojos de su peor ENEMIGA.
Giovanna y Kattalin parecen muy distintas, pero comparten un SECRETO: un DON que marcará el PRINCIPIO o el FIN. Conocerse no fue casualidad y pronto lo van a descubrir, aunque deberán hacerlo antes de la séptima luna llena.


¡Gracias a la autora por el ejemplar!
Hace un tiempo que quería leer este libro porque era de Ari y a mí me gusta mucho su blog 'Un chicle en la repisa'. Así que, tenía altas expectativas. Y, antes de todo, tomemos un momento para admirar esta portada, ¿sí? Es preciosa.
La Séptima Luna Llena: Vuelve, arde y regresa. Aquí conocemos dos chicas, nuestras protagonistas, Gio y Katta, que hasta ahora se diría que se conocieron porque era inevitable, ya que están en el mismo salón de clase, pero nada es por casualidad. Gio y Katta se dan cuenta de que ambas poseen un don especial, y solo ellas lo tienen, por lo que se hacen más unidas. Y no me extiendo mucho para no desvelar nada.
Es un libro que establece un balance entre la comedia y el misterio, aunque a veces parezca que tiene más comedia. Tal como dice la autora al describir el libro, es absolutamente multigeneracional.
Es una lectura muy ligera debido a que los capítulos son cortos y se titulan por el día en que transcurren los hechos, más o menos como si fuera un diario. Está narrado desde el punto de vista de casi todos los personajes, algo a lo que al principio me confundía pero luego me acostumbré. El lenguaje es coloquial, cosa que en parte me gustó, porque lo hace más gracioso y creíble, pero por otra parte a veces quedaba como que '¿Eh?', porque no conozco todos los términos españoles, pero aún así, me divertí con la lectura.
Como ya he dicho, este libro es multigeneracional, así que embarca de todo: romance, misterio, humor, acción y fantasía. Solo que la parte de fantasía no tomó un gran papel hasta que está casi por terminar el libro. Los dones de Katta y Gio se mencionan varias veces, sí, pero no se desarrolla ni se centra en ello hasta ya estar en las últimas páginas.
Los personajes ha sido lo más me ha gustado de todo. Tenemos muchos personajes, principales y secundarios, muy diferentes entre sí que dan complejidad al libro. Y es que a mí me encantan los libros con muchos personajes. Quisiera hablar de todos, pero para hacer eso terminaría mañana, así que hablo de los más importantes (que siguen siendo muchos): Kattalin es una chica tímida al principio que se muestra poco social, prácticamente no tiene amigos hasta que se topa con Gio. Giovanna es una chica extrovertida, todo lo contrario a Kattalin, y es quién se encarga de sacar a Katta de su burbuja. Gio es la que más problemas tendrá con su don, pero gracias a Katta y su familia estará bien. Jarek es el chico que molesta a Katta casi  todo el tiempo. Es mayor y se podría decir que es el chico malo de la historia, pero no llegó al punto de ser un cliché, puesto que está bien desarrollado y tiene sus virtudes. A veces pensaba '¡Qué idiota!', pero es imposible no simpatizar con él. Su nombre me encanta y que estoy pensando seriamente en nombrar así a mi hijo. Luego está Dani, el chico que se derrite por Gio todo el tiempo. También es un idiota, pero agradable. Y quiero agregar a Alex, una chica badass, y Oliver, alguien a quién le gusta la chica badass y trata de ganársela. De verdad, tienen que leer el libro porque estos personajes son geniales.
He de decir que no había leído a nadie como Ari. Su escritura es sencilla y concisa, y es un punto que valoro de este libro. Además de agregar su humor, que me encanta.

Mi puntuación es:
3/5

¿Y ustedes? ¿Ya la leyeron? Si es así, ¿qué les pareció? ¡No olvides comentar!

Nos estamos leyendo.

Una lectora en apuros.



—Todas las heroínas tiene cicatrices.

lunes, agosto 07, 2017

Sorteos Internacionales
Hi
¿Cómo están?
Hoy vengo a compartirles tres sorteos internacionales que están realizando tres blogs. Son separados, pero para no hacer tres entradas para informarles, hago tres en uno.
A empezar.

Hagan click en los banners para ir a las bases del sorteo:

Del blog Lo que fue de ella




Del blog Fantasia de libros



Del blog Por los Bigotes de Shakespeare


¡Espero que se animen a participar! :)

Nos leemos.

Una lectora en apuros.

domingo, agosto 06, 2017

El Elegido Para Morir: Caída - Andrea Ángel Alzate | Reseña



Título: Caída
Autora: Andrea Ángel Alzate
Autopublicado
Saga: El Elegido Para Morir (1/?)

Enloquecidos por el odio y la venganza, quienes estuvieron encerrados durante años, regresan a la tierra que les fue arrebatada. Encontrarán algo para lo que no están preparados, algo que los alejará de todo lo que desean y los acercará a su peor pesadilla.
“Tu mundo se derrumba y solo hay un gran abismo a tus pies...”


¡Gracias a la autora por el ejemplar!
Todo empieza con la Gran Guerra, cuando los humanos son atacados por una especie de personas inmortales de la que no se hablaba durante años, vengándose por haber sido traicionados por la especie humana cuando antes vivían en plena convivencia. Todo esto visto a través de los ojos de nuestra protagonista que tiene sed de sangre. Toda su vida atrapada la ha hecho sentir resentida contra la especie que le enseñaron a odiar y no tendrá ningún remordimiento cuando den inicio a la Gran Guerra. Sin embargo, cuando hayan acabado, años después, algo inesperado dará vuelta a su mundo, algo que jamás creyó que encontraría... en los ojos de su enemigo.
Por si no se han dado cuenta ya, no menciono ningún nombre. Resulta que en el mundo de Caída, los nombres son, como que, sagrados, y no todos revelan el suyo. Este es el caso de nuestra protagonista. Con suerte, un personaje especial la nombrará Angelyne (y no, no creo que sea spoiler), así que vamos a llamarla así también. Angelyne es la hija del líder de la comunidad (que, por cierto, tampoco se menciona cómo se llama la comunidad) y es la primera en querer matar a los humanos. Todo esto ocurre porque años atrás los humanos en los que una vez confiaron los encerraron en lo profundo del mar, y no han salido hasta entonces en busca de venganza. No puedo decir que Angelyne es una chica dulce... pero se preocupa mucho por sus seres
queridos. Es un personaje muy bien hecho, muy bien elaborado, que cambia de golpe cuando encuentra, inesperadamente, dos humanos... más pequeños que el resto que habían visto. Niños. La inocencia de estos niños la harán querer protegerlo a toda costa, ya que otros de la comunidad pueden no estar de acuerdo con mantenerlos vivos, y cuidar de que esa inocencia que poseen no se pierda. De ahí tenemos a nuestro siguiente personaje principal, Bruce. Bruce es un niño totalmente inocente, y ha estado mucho tiempo apartado de los humanos. Angelyne es su única familia y la quiere con todo el corazón.


—No existe arma en el mundo —le dije—, que pueda protegerte mejor que yo de esas criaturas.

A decir verdad, no sabía del todo qué esperar de la historia. La sinopsis no muestra mucho, pero sí logró intrigarme. En ningún momento se me hizo pesado (todo lo contrario), a pesar de que solo contiene 13 capítulos lo suficientemente largos para llenar 300 páginas. Y, ahora que lo pienso, es una buena lectura para el verano. A veces se me trababa porque habían comas donde no tenían que estar, pero no me impidió el disfrute del libro.
Sin duda es una historia muy original, además de ser compleja por tener personajes tan diferentes entre sí (mi favorita es Hécate). Me ha gustado la escritura de la autora; no muy sencilla, no muy detallada. Ha elaborado muy bien las escenas y los personajes, aunque hubiera deseado saber más acerca de esta especie a la que pertenece Angelyne. A parte de eso, me ha encantado cómo fue el final y quiero saber qué más va a pasar en esta serie.
A Hécate le gustaba tener a alguien con quien desahogar su frustración y a Bruce, también.

Ahora, para culminar, hablo de mi personaje favorito. Sí, porque me voy a permitir fangirlear por Hécate. Algo que no he mencionado es que cada capítulo empieza con un pequeño fragmento de un diario que pertenecía a Hécate, y eso ha hecho que la conozca mejor. Para los ojos de Angelyne, es una psicópata bipolar, pero muy poderosa. No vive con la comunidad pero es una de ellos. Lo quiera o no Angelyne, Hécate será una pieza importante en la historia y no se podrá alejar de ella tan fácilmente. Si me preguntan por qué me gusta, es porque es un personaje muy bien desarrollado que, para mí, es el mejor de todos, y tiene un buen humor. Aunque creo que una vez se pasó de la raya..., pero es un encanto.
Mi puntuación es:
4/5

Sobre la autora
Mi nombre es Andrea Ángel Alzate, nací en Colombia el 18 de mayo de 1994. Aunque he pasado más de la mitad de mi vida en diferentes lugares de España, mi residencia actual se encuentra en Zaragoza, donde trabajo como Tripulante de Cabina de Pasajeros o azafata de vuelo, como se conoce comúnmente. Cuando tenía apenas 12 años, estalló una fiebre lectora en mi clase del instituto, ocasionada por una saga fantástica. Comenzamos a escribir pequeñas historias de amor y magia en nuestras agendas, que acabaron por convertirse en relatos más grandes, ya sobre el papel. Participé en diferentes concursos a los largo de la secundaria, llegando a ganar el primer premio de Aragón, en uno presentado por Coca-Cola y una mención finalista en un certamen de poesía de mi localidad. Durante muchos años, dejé que el mundo de la escritura se perdiera en el fondo de mi mente, pues me veía sobrepasada por asuntos familiares y pese a que, en ese rincón encontraba refugio, pronto lo único que hubo fue un reflejo de mis malos pensamientos. Fueron muchos años los que me mantuve con esa espina clavada hasta que, gracias a la libertad que me proporcionaba el trabajo, volví a sentir el deseo de escribir y de continuar donde lo había dejado. Ahora por fin, puedo decir que la escritura me ha salvado.


Frases

—No llores. Yo nunca te abandonaré.


No entendía ese afán que tenía la humanidad de ponerle nombre a todos los sentimientos y acciones. No creía necesario encerrar algo tan enorme como lo era cualquier sentimiento, en una sola palabra.


[...] Y no es que esté cansada —añadió, poniendo los ojos en blanco—, es que no quiero pasarme la vida persiguiendo a un humano.


—La sangre se paga con sangre.



¿Y tú? ¿La has leído? ¿Te llama la atención?
¿Qué piensas de la autopublicación? Yo creo que es genial.
¡No olvides comentar!

Nos estamos leyendo.

Una lectora en apuros.

jueves, agosto 03, 2017

Relato de Escritora en Apuros

Hi
¿Cómo están?
Hoy quería traer algo diferente. Tal vez muy diferente.
No es en sí un relato, pero no sabía muy bien cómo llamarlo.
Se trata de un fragmento de mis escritos que quería compartir con ustedes.
En este caso, esta historia dio un giro de 180°, y lo que les dejaré a continuación es el primer capítulo de un primer borrador.
No les cuento mucho de esta historia, solo les digo que es una utopía con un aire histórico.
Disculpen si hay algún error ortográfico, nada puede salir perfecto —y menos a mí.
No digo más, ya les dejo el fragmento. Apreciaría mucho que me comentaran, para saber si les gusta o de verdad es bien malo. Sé que no es de lo mejor y hay que saber qué está mal para mejorarlo.
Gracias.

                                                                                                                                                                   


Cas

La campanilla suena cuando abro la puerta de la cabaña y Nishta viene justo detrás de mí. Doy algunos pasos adelante, inspeccionando el lugar. Los estantes hacen tres filas, formados verticalmente de par en par, repletos de antigüedad y suciedad, pero a las personas les interesan más la antigüedad. Al fondo está el mesón, lo único que separa a la dueña de su clientela, pero no alcanzo ver a nadie aún. Nishta agita su mano ligeramente, indicándome que debo seguirla. Caminamos entre los estantes y observo su contenido. Nada que valga la pena. Brújulas inservibles, libros cubiertos de polvo, tijeras oxidadas, anteojos rotos, relojes, candelabros, espejos... Tal vez con una pequeña limpieza puedan lucir menos terroríficos.

Una vez estamos frente al mesón, Nishta y yo nos quedamos contemplando el vacío que está del otro lado del lugar. No hay estantes, pero hay repisas, en ambos lados de la pared, encargadas de más cosas como las anteriores, aunque con más color. Una cortina nos oculta el resto de la habitación.

—¿Nuria? —dice Nishta con un hilo de voz.

No pasa mucho para que una mujer levante la cortina y atraviese por ella. Sus ojos están caídos y su cabello cae onduladamente sobre sus hombros. El maltrato ha hecho que luzca más vieja de lo que en realidad es, y su cabello es un testigo fiel al mostrar tonos grises desde el inicio hasta la punta de su melena. Es la segunda vez que vengo a este lugar, y es la segunda vez que siento compasión por ella. Aunque su hijo sea un hombre honorable para ser de clase media, su madre quedó en el olvido para su mundo.

—¿Qué traes para mí esta mañana, querida Nish? —pregunta con una sonrisa, si es real o falsa, no lo sé.

—Amiga Nuria, seguro que recuerda a mi prima, Cas. —Me señala con su mano ligeramente. Nuria apenas asiente hacia mí— Yo... Hemos venido porque queremos hacer un intercambio con una joya. Queremos estar seguras de cuánto vale exactamente. Y quería saber si conoces a alguien que podría hacerlo con nosotras.

—Bueno —dice algo pensativa—, depende de qué cosa quieran intercambiar. ¿De qué se trata?

Nishta me da una mirada. Meto mi mano en la bolsa que cuelga de mis hombros y saco un cofre pequeño, de color negro, y se le entrego a Nuria. Ella lo abre, un poco curiosa, luego abre los ojos al ver el contenido. Agita los dedos, sabiendo lo delicada que debe ser, y levanta con ellos el collar brillante del cofre.

Por un momento creo que huirá con él, pero aparto el pensamiento de inmediato. Si Nishta confía en ella, yo también.

Lo inspecciona con los ojos entrecerrados, como si pudiera ver más allá de lo brillante de sus diamantes. Tal vez pueda hacerlo de verdad.

—¿Qué piensa? —digo, un poco impaciente. Nuria se toma un momento en contestar.

—Querída Nish, si deseas saber el precio real, al menos deberías traer el collar original. —No se molesta en mirarme— ¿No confías en mí, Nish? Cuánta tristeza me da saber eso.

Vuelve a colocar el objeto en su lugar y mi cabeza sigue su mano, mientras trato de entender sus palabras. ¿Collar original? Esto no puede estar pasando.

—¿Qué? Nuria, este es el original, ¿no es así, Cas?

Yo apenas puedo asentir. —Sí, estoy segura que sí. Papá me contó sobre él días antes de... de irme. Estoy segura que es el original. Lo vi con mis propios ojos —afirmo.

Nuria me devuelve el cofre. —¿Su padre le habló alguna vez de una réplica exacta a la joya? Usualmente las hacen para prevenir accidentes, ya saben.

—Yo... —Sí. Lo hizo. Ahora lo recuerdo—.  Creo que lo escuché alguna vez mencionarlo, pero no creí que fuera a confundirlo. Estaba en el mismo lugar en dónde me enseño el original, lo recuerdo perfectamente.

Trato de ocultar mi indignación. Mi padre claramente nunca confío en mí, y ahora ya no tengo nada más como excusa para no creerlo. Él nunca lo hizo, y el ahora admitirlo duele tanto como si dejaran un hueco en el corazón.

—Lo siento, Nish, lo único que puedes sacarle a eso son cincuenta peniques. Nadie admira las réplicas así que no se consiguen a buen precio en el mercado. De todas maneras, será muy difícil encontrar a alguien que se interese por ella. Espero que no hayan depositado mucha esperanza en el objeto.

Nishta y yo nos miramos, decepcionadas. Agradecimos a Nuria por su atención y salimos de la cabaña. Suspiro, pensando qué podríamos hacer ahora. No quiero volver a casa, dónde la esperanza de la que habló Nuria se desvanece poco a poco mientras no nos damos cuenta. No tengo que trabajar hoy, o cualquier otro día. Ayer recibí la noticia de que había sido despedida, porque Sir Monclay, el hombre al que le servía. Estuvo con mi padre en la última festividad y hablaron sobre mí y la desgracia que le podría causar a su casa; por supuesto, todos hablan de mí de esa manera ahora.

Giro para ver mi alrededor, las calles vacías. En este lado del pueblo nunca hay mucha gente, o no hay ninguna en la mañana. Es lo bueno de Lago Bakk, el silencio que inunda todo el lugar cuando apenas las personas empiezan su labor diaria.

—Irás con la tía Ily, ¿cierto? —pregunto, más rápido de lo que esperaba.

—Sí, me quedaré con ella. ¿No vienes?

—No. —Muerdo mi labio— Daré una vuelta por la plaza y regresaré a casa. No tardaré.

Nishta sonríe gentilmente. —Está bien, se le diré a mamá.

Asiento hacia ella, y ésta devuelve el movimiento antes de alejarse en el camino al oeste. Espero a que esté a varios metros de distancia para irme en dirección contraria. La plaza central de Lago Bakk está a tres calle de aquí, y aunque tenga que caminar mucho, me da el tiempo suficiente para pensar. Los senderos de este lado del pueblo están la mayoría deformados, por lo que decido caminar fuera de ellos justo a la orilla. Las cabañas se esparcen infinitamente por todas las manzanas, y da la sensación de que no acabará nunca, pero lo hará. Lago Bakk es un pueblo muy pequeño, lo suficiente para que todos los habitantes se conozcan entre sí, y personas de las tres clases puedan convivir, de alguna manera, mezclados.

Cruzo la primera esquina y empiezo a distinguir siluetas a lo lejos. Clase media. Una vez pensé que sería terrible ser parte de esa clase. Ahora sé que habría sido un privilegio enorme comparado con cómo soy ahora, en lo que me he convertido. A veces extraño mi hogar. Mi padre hablando sobre sus muy grandes y buenos amigos durante el almuerzo. Nore, mi antigua sirvienta, diciéndome cada tarde lo mucho que crecí lo últimos años y que está orgullosa. Leo encontrándose conmigo en el porche de la casa a la hora de cenar, cuándo no me permitía preguntar si había obtenido llenar su estómago ese día. Yo, gustosa, lo hacía pasar mientras terminaba de ayudar a Nore con la comida para que comenzáramos la velada.

Mientras termino de llegar a la plaza, siento miradas mostrando indignidad o desaprobación dirigidas hacia mí. A algunos los miro de vuelta, mostrando indiferencia, para luego bajar la cabeza cuando ya se siente como choques desprevenidos, bomba tras bomba, y ya es muy tarde para correr.
Sacudo la cabeza. Más cabezas voltean hacia mí pero ya no importa. He venido a despejar mi mente y no puedo dejar que ciertas caras me hagan sentir peor de lo que ya me siento.

Me dirijo directamente a la fuente de la plaza, donde no hay nadie en absoluto, y me siento en frente del agua. Sólo son tres llaves de las que brotan agua, nada muy interesante para un día normal, pero aún así me encuentro contemplándola.

Una chica se puede ver en el azul cristalino. Pero es una chica que no reconozco. Su tez ha pasado de blanca a un amarillo oliva. Su cabello ha perdido el dorado que todos admiraban, por un marrón rancio que ahora es repudiada incluso por su misma dueña. Sus ropas ya no son elegantes, variadas para todos los días, ni extravagantes, de diferentes colores para todas las noches, sino desgatadas, usadas antes por otra alma, otra esencia, otra vida muy diferente a la mía. Y sus ojos, que antes mostraban la mayor sinceridad de amor por todos, han perdido el cariño y el afecto al ser rechazada y herida.

Un corazón inocente siempre será sensible. Yo ya no conozco la sensibilidad. Todo el mundo ha parecido olvidarlo fácilmente. Me he vuelto una de ellos, y no me arrepiento.

Empiezo a oír murmullos de la gente, como si se estuvieran acercando a la fuente indagando el por qué de mi presencia en su tranquila mañana. Lentamente levanto la cabeza a mi izquierda, sólo para ver personas alejadas de mí, pero centrando su atención en algo detrás. Repito mi movimiento, pero a la dirección contraria, para encontrar la figura de un hombre parado justo al lado de mí. No me atrevo a mirar hacia arriba para averiguar quién es. Vuelvo a concentrarme en la fuente. El agua parece ser la única cosa que no tiene miedo de ser transparente.

Él se sienta a mi lado, pero en vez de admirar conmigo el agua, fija su vista en lo que hay a mi espalda. Tal vez muchas personas están por allí, simulando su curiosidad por nosotros.

—Si querías llamar la atención de todos, felicidades, lo has logrado —digo. Mi corazón palpitando más rápido que antes.

—Lo sé. Gracias al cielo no soy el chico más llamativo del pueblo —dice la voz de un chico diferente al que supuse que era. Ladeo un poco la cabeza, para ver su calzado, sus botas son negras, no marrones. Yanu ahora aleja su vista de las personas para centrarse en mí. Yo lo observo de vuelta, ocultando mi sorpresa.

—Creí que eras Leo —logro decir después de un minuto. Él hace una mueca que no alcanzo leer. Yanu es el mejor amigo de Leo, pero nunca hemos conversado mucho en las ocasiones que se presentaban. Nunca hubo nada que hablar. Tal vez ya sea tiempo de hacerlo.

—¿Estás bien? —pregunta frunciendo el entrecejo.

—¿Qué significa bien para ti?

—Estar sentado solo frente a una fuente con cincuenta personas murmurando alrededor no es un sinónimo, pero puede parecerse a cómo te sientes al respecto.

—Estoy bien —respondo secamente. Él no parece convencido pero lo ignoro. Sus ojos recorren mi rostro y luego voltean al agua. Aunque no me gusta la idea de que sienta lástima por mí, me agrada que se acerque, para acompañarme al menos, sin tener muchas palabras que decir.
Seguimos así un tiempo, no sé cuánto, antes de que las personas vuelvan sus atenciones a sus labores. Una vez pienso en volver a casa, se escuchan caballos galopando a toda velocidad no muy lejos. Todos estamos atentos, mirando en dirección dónde proviene el sonido. Dos latidos después, un carruaje aparece al doblar la esquina en la que una vez caminé, tirado por dos caballos. Su armazón es de metal pintado con finas líneas celestes, y su jinete, erguido, viejo y severo, lleva vestuario de sirviente azul. Es un carruaje real.

Pero, ¿qué hace aquí?

Lago Bakk no es un pueblo muy grande para recibir visitas de la realeza, ni siquiera los de clase alta se quedan por mucho tiempo. No a todos les gusta un lugar como este. La capital de Folopha se encuentra a siete millas de aquí, por lo que nunca pasan ni siquiera por nuestra provincia los aristócratas o nobles de la corte.

El carruaje se detiene en el sendero próximo a la fuente y un hombre vestido de dorado y un azul más claro que el del jinete sale de él. Se para en medio de la calle, inspecciona el lugar y las personas, incluyéndome a mí. Por un momento me dan ganas de reír. Un orgullo marcado en su semblante es tan indiscutible que me hace gracia. La gente empieza de nuevo con los murmullos, pero luego cesan al ver que el hombre se disgusta por sus acciones. Pasa un latido y reparo en el pergamino que sostiene en sus manos.

Otra figura sale del carruaje, un chico, vistiendo la misma ropa que el del jinete. Otro sirviente .Éste se para al lado de su amo dándome la espalda mientras sus dedos juguetean con un objeto. El hombre da la vuelta hacia un pilar del porche de una las cabañas y posiciona en ella el pergamino. Ahora entiendo. El sirviente joven le extiende un clavo, y luego, lo que supongo que es un martillo. El hombre empieza a golpear el clavo sobre el pilar, y repiten la acción un par de veces más.
Vuelven a su carruaje y el hombre da la orden para seguir avanzando.

¿Eso es todo? Ningún asentimiento, ninguna palabra. ¿Nada?

Si hubiera sabido que estaba frente a una chica de clase alta se hubiera arrepentido y hubiera enviado saludos a mi casa. Pero, no. Nosotros no significamos nada para ellos.

No. Espera... Ya no soy una chica de clase alta.

A veces lo olvido en frente de la gente.

Quisiera ver la noticia escrita en el pergamino, pero al levantarme todos los demás comienzan a amontonarse alrededor de ella. Me abro paso como puedo, alzando los codos ligeramente. Yanu viene justo detrás de mí. Algunos comienzan a gritar o alejarse a zancadas, otros comienzan a llorar o quejarse, y yo no puedo hacer más que fruncir el ceño, hasta que llegamos al pilar. Letras negras e increíblemente legibles dicen:

Reino de Folopha,
dadas las circunstancias que se han presentado por las recientes amenazas que han sido dirigidas a nosotros desde el reino de Ruklo, el rey Federico ha decidido hacer frente al temerario enemigo y defender su pueblo. En consecuencia, se requerirá un ejército, fuerte y numeroso, por lo que se les notifica a los habitantes de Folopha que todos los hombres entre XVII y XL años serán reclutados para la tarea de pelear por sus familias.
Todos los hombres están obligados a ser parte de este ejército que se levantará, a excepción de aquellos de clase alta que entreguen a sus sirvientes, sean hombres o sean mujeres, en su lugar y sus hijos, si aún viven bajo su techo.
El reclutamiento se efectuará en toda Folopha, no habrá ni un lugar sin ser registrada por los guardas, mañana por la mañana. El rey ha sido generoso en concederles una noche más con sus seres queridos. Recuerden cuán afortunados somos de tener un rey que se preocupa por su país.
Deseando paz entre ustedes, se despiden los escribas.
Larga vida al rey.


Veo de reojo que Yanu se tensa, pero no digo nada. Siento el pulso en mis sienes y no sé cómo pararlo. Leo cabe en el puesto. Tiene veintiuno y no tiene sirvientes, no es si quiera de clase alta. Es un hombre de clase baja que no trabaja y será enviado a las líneas para pelear.
No. Él no puede ir.

Me giro a enfrentar su amigo, quién parece estar leyendo una y otra y otra vez el pergamino, prefiriendo estar en una pesadilla que en la realidad. Pero no hay escapatoria.

—Tienes que hablar con él —le digo. Él finalmente aparta sus ojos del decreto y me mira desconcertado.

—¿Qué ha de saber además de esto?

—Dile que necesitamos hablar. No puede... evitarme para siempre, debes decirle eso. —Él asiente dos segundos después de dudar—. Dile que piense en mí como solía ser.

Él da otro asentimiento antes de irse, supongo que irá a la taberna a buscarlo. Aún siento mi corazón acelerado y decido que es mejor que vuelva a casa. Cuando salgo de la primera calle, me doy cuenta que ya nadie está por ahí, todos han regresado al interior de sus cabañas. Todos tienen miedo.

Igual que yo.

Ruklo es un país grande, más grande que Folopha, y es fuerte. Años y años de ruina y malicia han hecho que casi todos los países le teman. Su rey quiere dominar los países de su alrededor, por supuesto que lo quiere, por lo que ha hecho tratos de paz con dos que están al sur de nosotros, Martico y Revna, aparentando una "amistad" entre ellos mientras pelea por Folopha y Aprephis.

No puedo imaginar qué estaría diciendo papá sobre esto. Claramente él no debe ir, pues es mayor de cuarenta, pero tal vez estuviera quejándose por otros nobles o unos primos que viven en la capital. No estaría lamentándose de verdad, eso lo sé. Estoy segura de que ninguna parte de su conciencia se encuentra encendida, por lo que no le importará las vidas que se perderán a partir de mañana.

Y entre esas la de Leo.

martes, agosto 01, 2017

El Retorno de los Bardos - Lucía Solaz Frasquet | Reseña




Título: El Retorno de los Bardos
Autora: Lucía Solaz Frasquet
Editorial: Sinerrata
Saga: 2/2





Sinopsis

Cuando la historia de Kirstiane y Derran revela un giro angustioso, Andrea se esfuerza por encontrar las cada vez más escasas pistas que la lleven a descubrir algo más sobre la vida de Claire y su misterioso manuscrito. En esta segunda y última entrega, la joven tendrá que enfrentarse al reto de un drástico cambio laboral, en un ambiente muy alejado de aquello a lo que está habituada, y a las crecientes dudas en su relación con Kyle. Mientras tanto, su ardua tarea de investigación la recompensará con tres inesperados testigos de la vida de Claire: su prima Agnes, una funcionaria de la cárcel de mujeres y Eleanor, una artista que influyó en su escritura.


Opinión Personal

¡Gracias a sinerrata por el ejemplar!

Trataré de no decir spoilers. En esta entrega seguimos investigando junto a la protagonista, Andrea, la misteriosa vida de Claire y su manuscrito incompleto, que cuenta la historia de Kirstiane. Andrea vive felizmente ahora con Kyle a su lado y los Ward ayudándola con la investigación, o así debería ser. Todo da un giro drástico y Andrea comienza a cuestionar muchas cosas de su vida, incluso su identidad.
Al igual que en el primer libro, esto es mucho más que una novela con una trama entretenida. Anteriormente se centró en el tema del gótico femenino, lo que en un principio había hecho que Andrea se interesara en el manuscrito de Claire. Pero, en El Retorno de Los Bardos, todo es diferente. La historia cuenta sobre el mundo más allá de lo que vemos, haciendo referencia a distintas religiones y siguiendo esos parámetros. Mantengo mis creencias, pero me atrae saber más sobre este tema. No estoy segura de decir lo mismo por todos, puesto que son tantas las discusiones y explicaciones que dudo que le resulte, en realidad, una lectura ligera a alguien que, simplemente, busca algo con lo que entretenerse. Admito que a veces me abrumaba porque los diálogos me mareaban por todo lo que decían, en especial Kyle, que parece una enciclopedia parlante.  Creo que definitivamente tendré esta bilogía junto a mí cuando finalmente viaje a Reino Unido ya que también habla mucho de lugares importantes y siempre he querido ir allá.


¿Y qué serían nuestras vidas si no estuviéramos abiertos a lo extraordinario?
La autora aún nos trae muchas cosas sobre las que reflexionar. Tal como Claire, a través de sus cartas y la historia de Kirstiane, cambia a Andrea, este libro puede cambiar al lector., en varios sentidos, o tal vez todos. Siempre está presente el feminismo de un modo u otro.
Hay mucho más romance que el primer libro. La relación entre Andrea y Kyle es más profunda, más explícita, y más significativa. Se ve en una nueva faceta que Kyle parece más un chico perfecto que el chico tímido que conocimos en el primer libro. Andrea se muestra más sensible, y cuestiona todo a su alrededor, también siendo influida por los escritos de Claire. En los diarios de Agnes, la prima de Claire, y sus amigas, hablan sobre un lado que Claire no quería que descubrieran en sus cartas, por lo que se llega a conocer más a fondo el abatimiento de ella por estar separada de Edward, quién es famoso por su ausencia. Kirstiane será traicionada por alguien muy querido para ella y tendrá que atravesar situaciones muy difíciles que la harán más fuerte y valiente. Derran también cambiará mucho de la mano de Kirstiane y aprendiendo cosas de la familia de su esposa, que tenemos la dicha de conocer en este tomo.


—¡Benditas sean las damas victorianas y su afición a escribir diarios!
Sin duda muchas cosas inesperadas ocurren, no solo en el principio, sino en toda la historia, que te harán pensar: ¿¡Qué!? ¿Por qué? La que más intriga me ha dado es la historia de Kirstiane y Derran, tal vez por muchos secretos que se desvelan, algo que tendrán que averiguar ustedes si les interesa. Además, en vez de traer un solo árbol genealógico como en el libro anterior, trae dos.
La pluma de la autora me encanta, describiéndolo todo con sencillez pero explicando cada detalle de manera correcta. Ha manejado muy bien estas tres historias que se dan en diferentes épocas que engancha siempre que comienzas el primer capítulo.


Mi puntuación es:
3,50/5




Sobre la autora

Lucía Solaz Frasquet (Valencia, España, 1974) es licenciada en la rama de Imagen y Sonido de Ciencias de la Información y doctora en Comunicación Audiovisual. Dedicada durante varios años a la docencia y colaboradora de la revista de cine Encadenados, ha publicado los análisis fílmicos de Pesadilla antes de Navidad y La parada de los monstruos (Nau Llibres/Octaedro), así como numerosas críticas cinematográficas y artículos sobre cine, arte y literatura. Es también autora de la obra de teatro corta Ayer decidí dejar de ser un caracolCon sinerrata editores ha publicado Manuscrito en el tiempo y Entre sombras, su primera incursión en la narrativa juvenil. Vive en Londres, Inglaterra, donde a menudo se la puede encontrar haciendo Tai chi, hablando del tiempo y observando las estrellas.



Frases

—Picasso dijo que todo acto de creación comienza con un acto de destrucción.


—¿Estás preparada para desenterrar esqueletos?
—Absolutamente.


Es curioso cómo a veces la vida nos proporciona lo que más necesitamos.


—En ocasiones, perdernos es lo que nos lleva a encontrarnos.


—Con la misma pretensión de realzar la figura, antes las mujeres llevaban corsés que no les permitían respirar y que les deformaban las costillas, llegando incluso a perforarles los pulmones —digo acariciando su tacón interminable—. Ahora llevamos zapatos con lo que apenas podemos andar y mucho menos correr, que nos deforman los pies, desplazan nuestro centro de gravedad y afectan a la columna. Ahí ha quedado la liberación femenina.


Muchas veces he pensado que no somos nosotros los que damos con un libro, sino que son los libros los que nos encuentran a nosotros.



¿Y ustedes? ¿Ya la leyeron? ¿Les llama la atención? ¡No olvides comentar!

Nos estamos leyendo.

Una lectora en apuros.
Este blog se alimenta de tus comentarios. ¡Comenta y comparte tu opinión!
Recuerda ser siempre respetuoso y no hacer spam.

¡Disfruta!